Now Playing Tracks

Peter Carl Fabergé lleva a Google sus huevos de pascua



Google celebra hoy los 166 años del nacimiento de Peter Carl Fabergé, joyero ruso que se ganó el favor de los zares gracias a sus bellas piezas de orfebrería, en especial sus famosos huevos de pascua, por los que se han llegado a pagar cifras millonarias en subastas de arte.

El orfebre Peter Carl Fabergé nació el 30 de mayo de 1846 y desde muy joven demostró una gran habilidad para trabajar con toda clase de materiales y estilos artísticos.

En 1870 se puso al frente de la joyería familiar. Doce años después, una muestra de sus obras en la Exposición Panrusa de Moscú le valió la medalla de oro y el reconocimiento de los zares, que le nombraron orfebre oficial de la Corte Imperial Rusa.



Fue precisamente un encargo de Alejandro III el que lanzó a la fama mundial a Peter Carl Fabergé. El zar quería un huevo de pascua especial para regalarle a su esposa. El resultado fue un espectacular huevo con cáscara de platino y un segundo huevo de oro en su interior, que a su vez contenía una gallina de oro coronada con una réplica en miniatura de la corona imperial rusa. La belleza de este regalo dio inicio a la tradición de regalarle a la zarina un nuevo huevo de pascua diseñado por Peter Carl Fabergé cada año.

En total fueron once los huevos de pascua creados por Peter Carl Fabergé para Alejandro III, una tradición que fue mantenida por su hijo Nicolás II, superando el medio centenar de piezas en total, de las cuales 42 han sobrevivido hasta nuestros días. El asesinato de Nicolás II y su familia impidió que los huevos de pascua de 1918, ya diseñados, fueran entregados a sus destinatarios.



Los huevos de Peter Carl Fabergé, muy imaginativos, estaban elaborados con distintos materiales preciosos y contenían miniaturas de homenaje a los zares. Con el tiempo estos huevos de pascua se han convertido en inigualable símbolo de lujo de gran valor. En 2007 uno de los huevos de pascua de Peter Carl Fabergé se subastó por 18 millones de dólares.



Peter Carl Fabergé murió amargado por los estragos de la Revolución rusa. Durante su exilio en Suiza exclamaba con frecuencia “esta vida no merece ser vivida”. Según su familia, Peter Carl Fabergé murió por el dolor de ver destruida la Rusia de los zares.

(Fuente: laverdad.es)

We make Tumblr themes